la princesa que se salvó sola

Erase una vez una princesa que se salvó sola. Una princesa anónima, de las que camina todos los días por la calle y no le teme al sol o al viento. De las que se tropiezan, pero también de las que se levantan, de las que coleccionan miedos, pero también victorias e interesantes secretos. Nadie habla de su valor; no hace falta tampoco, porque ella lo lleva escrito en su corazón.

No necesitó de un príncipe valiente porque en vez de acurrucarse en un rincón de su celda se atrevió a asomarse por la ventana para observar al dragón y encontrar sus puntos débiles. Porque estudió química y supo fabricar ella misma un antídoto para el veneno, rápido y eficaz, antes de que la paralizase. En este cuento no hubo príncipes ni besos, porque su coraje nació de su interior y no de la inspiración de otros, y su valentía se alimentó del hacer y no del esperar

Hablamos de una princesa que camina por la vida con los ojos abiertos… Una princesa que se salvó sola…..

publicación de la mente es maravillosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s